Literatura: The Secret Agent, Joseph Conrad (El Agente Secreto)

poster-secret-agent Un hombre normal comete un atentado terrorista. Él no quería… Fue convencido y se volvió loco. Un hombre superior a él consiguió persuadirle para que lo hiciera. Sobre todo lo hizo por miedo: durante un tiempo estuvo loco; pasó del mundo ordenado al mundo del caos, ese mundo de terror para los buenos. ¿Anarquía o voluntad de poder?

Esta obra, ciertamente maestra, posee una complejidad psicológica enorme. En sí la acción es simple, breve, pero la tensión es inmensa porque la acción no está en el hecho concreto, el atentado, sino en la lucha mental e ideológica de los personajes, entre sí, con el resto del mundo, y consigo mismos.

Digamos que el mundo de la obra se divide en dos, que son dos puntos de vista diferentes según el tipo de persona. El Inspector Jefe Heat es el ordenado bueno, inteligente… Normal. Su visión del mundo es la normal, la del personaje corriente de la calle, realista no idealista; sencillo. La otra visión está en Vladimir y el Profesor, especialemente en este último: se consideran por encima del resto, por encima del bien y el mal; los otros son débiles e inútiles… El Profesor es un insignificante individuo, pequeño y feo, pero peligroso, muy peligroso, porque le da absolutamente igual volarse por los aires. Es paralelo al Joker de Nolan (The Dark Knight, 2008): si todo va según lo previsto, nada ocurre… Dice el Profesor que él está seguro porque “los buenos” nunca se atreverín a dispararle por la calle, por principios… Esta filosofía es la que vuelve loco al agente secreto (para meojor explicación, exactamente igual que hace Joker con Dent en The Dark Knight). Esos son los dos mundos, que chocan y  causan un destrozo ingente en el mundo normal, el real, muy difícil de reparar, reflejado en la señora Verloc, por ejemplo.

La capacidad narrativa de Conrad es genial, muy brillante y aguda. La descripción, pormenorizadamente abstracta, es la herramineta fundamental de la intriga y el desarrollo de la obra. Como decía antes, la acción está fundamentalmente presente en las mentes de los personajes, en su manera de ver las cosas. La obra es eso: una historia vista desde distintas perspectivas. Lleva una profundidad muy grande.

El título puede engañar: no imagine a Tom Cruise dando saltos. Esta obra no es eso. Esta obra es libertad: la libertad buscada de cada persona, la vida de cada persona. Diferentes mundos.

(La imagen es la del póster de su adaptación al cine. Dirigida por Christopher Hampton. A mi entender, una de las mejores adaptaciones que se han hecho de la novela).

Anuncios