Cine: The Truman Show (El Show de Truman)

En 1920 surgen una serie de estudios, intuitivos, realizados para analizar la influencia de los mecanismos de propaganda en la participación ciudadana masiva en la Primera Guerra Mundial. Estos estudios formaron parte de la primera ola de análisis sobre el concepto de “masa”, y la capacidad que los medios tienen para llegar a influir en ella. De esta serie de estudios nacen teorías como la “aguja hipodérmica” o la “bala mágica” que entienden la comunicación en términos propagandísticos como la forma más eficaz de mediación.

Así, en esta línea surge una película dirigida por Peter Weir en 1998 que será bautizada con el nombre del Show de Truman. La crítica que se realiza durante casi todo el filme va encaminada hacia la manipulación que ejerce la publicidad y el medio en general. Ésta se materializa en el trato que se da, de manera cómica pero muy realista, a la publicidad emboscada, es decir, la publicidad que se presenta a la audiencia de manera indirecta para que la persona que lo vea no lo note y, de esa manera, conseguir que alcance un grado muy elevado de persuasión. Esto que digo se refleja en varios momentos de la película.

Siguiendo esta linea de persuasión: una escena que a mí especialmente me emociona, por la explicación que da acerca de la creación del “clímax” cinematográfico, es aquella en la que Truman se vuelve a encontrar con su padre. Aunque de manera tramposa, el director del programa, Christof (interpretado de manera magistral por Ed Harris), va dando indicaciones a sus subordinados hasta que consigue hacer que el conjunto que compone dicha escena haga estallar en lágrimas a todos los televidentes del show.

Otro tema que tiene mucha miga: la reflexión que el director hace sobre la libertad, y acerca de si ésta se puede delimitar tanto que se constriña de manera absoluta o, al contrario, existe un límite en el interior del hombre que defienda la libertad y la posibilidad de cambio de conducta en el camino de la vida.

En conclusión, una película que se hace fuerte en un guión que goza de un ritmo muy bien marcado haciendo que la historia no decaiga a lo largo de todo el discurso, y en una dirección que hace grandes reflexiones y que, a la vez, hacen que el espectador se emocione y ría de la manera más natural gracias a la colaboración del extravagante Jim Carrey.

P. Pellico


2 comentarios to “Cine: The Truman Show (El Show de Truman)”

  1. me parace interesante. y si tiene vastante relacion con la aguja hipodermica sin duda alguna y tambien con la persuacin, al igual con el mercantilizmo

  2. estoy muy de acuerdo y felicito a quien escribe la critica cinematografica de este film,sin embargo no estoy de acuerdo con la conclusion ya que esta deberia marcar otros temas mas relevantes como moraleja.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: