Cine: ONCE

Existe un movimiento en el cine, comparable a movimientos que se han ido dando a lo largo de la historia en la literatura, que se ha denominado cine “Dogma”. Éste consiste en seguir una serie de criterios muy cerrados, que atañen tanto a la dirección como al montaje de manera que se consiga hacer un cine mucho más natural, realista y cercano. Con reglas como grabar todo el largo metraje sirviéndose del uso de la cámara al hombro, el cine dogma consigue un efecto que no a todos gusta, pero que indiscutiblemente tiene algo de atractivo y cercano. Once es una de estas películas.

La película cuenta la historia de un joven nacido con un don para la música que un buen día conoce a una chica con la misma facilidad para componer y cantar. La relación que surge entre ambos da mucho que hablar a lo largo de toda la cinta ya que, pudiendo haber caído en el clásico romance de una noche, el director resuelve esta unión de una manera que ciertamente sorprende. Toda la historia gira en torno a la música y a la relación que se establece entre los dos protagonistas.

Una de las secuencias más emocionantes es la de la escena en que ella (Marketa Irglova) lleva a Glen Hansard (así es como se llama el protagonista) a una tienda en la que el dueño le permite tocar el piano. Durante esta escena, que dura unos cinco minutos, el director con movimientos muy certeros consigue que no decaiga el “clímax” contando sólo con los dos actores y los instrumentos que los acompañan; por supuesto, la canción es clave. Otra escena emocionante es aquella en la que Marketa va cantando (le va poniendo letra), en voz alta por la calle, una canción que ha compuesto Glen, por la noche, con los auriculares colocados y bajo la mirada de los escasos transeúntes. Una escena realmente apasionante y cargada de sentimiento.

Un dato curioso es que la historia que se cuenta es verídica y que ésta está contada por el mismo personaje que la protagoniza.

En conjunto, la película de John Carney es pequeña, y quizá ahí radica su enorme fuerza, una historia de personajes entrañables que despliegan en pantalla sus vivencias con enorme naturalidad. Nada en este film parece ajeno a la vida que vemos; muy al contrario, transmite una gran autenticidad y los propios acontecimientos que se narran, poco especiales en sí mismos, se revelan muy vitales y frescos. Mucho que ver tienen las maravillosas canciones.

Este film musical, constituye la ópera prima del director y guionista John Carney. Sin duda sorprende porque con su sencillez logra una gran capacidad para meterse al espectador en el bolsillo, completamente metido en la vida de los personajes. Galardonada con un óscar a la mejor banda sonora.

P. Pellico

Anuncios

Un comentario en “Cine: ONCE

  1. me encanto lo que escribiste sobre esta pelicula..es hermosa… simplemente maravillosa..sus canciones, su fotografia.. le da una calidez espectacular !! ..
    PD: no sabia que se denominaba cine Dogma a ese estilo de grabación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s