Literatura: The Wind in the Willows (El viento en los sauces), Kenneth Grahame.

En este clásico de la literatura infantil inglesa Grahame nos relata las aventuras de cuatro amigos, Sapo, Tejón, Topo y Ratón, en la Orilla del Río, un pacífico rincón de la tierra ajeno a los problemas del Ancho Mundo.

Tras esta sencilla historia se esconden un sinfín de valores. El viento en los sauces es una oda a la naturaleza, a su color y a su encanto; es una burla de lo ridículo de la vanidad y el orgullo; un canto al hogar, a su calor y su acogida, a su eterno reclamo. Pero sobre todo, la obra de Grahame es un retrato agradecido de la verdadera amistad, una amistad desinteresada, que sabe corregir y perdonar; una amistad disponible y solícita; una amistad que da refugio en los fríos inviernos y alegría en los largos veranos; una amistad, en fin, llevada siempre hasta sus últimas consecuencias.

Todo esto nos lo presenta el autor escocés en un relato para niños, pero que no deja de ser un reclamo para todo aquello que, ya a principios del siglo pasado, empezaba a echar en falta. Las descripciones son detalladas, líricas y apasionadas. En ellas nos descubre su Arcadia tranquila  y risueña, ese lugar de su infancia al que sólo a través de la literatura pudo volver.

Anuncios