Literatura: Brideshead Revisited (Retorno a Brideshead), Evelyn Waugh

Retorno a Brideshead es quizá la obra más conocida de Evelyn Waugh, escritor inglés que se convirtió al catolicismo en 1930. Su propia experiencia como creyente marca toda la historia, cuyo fondo es, en palabras del autor, “la influencia de la gracia divina en un grupo de personas muy diversas”.
Charles Ryder es un soldado del ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial. En uno de los numerosos cambios de emplazamiento acaba en Brideshead, la mansión de los Marchmain, una familia de la vieja aristocracia inglesa venida a menos. Charles recuerda entonces los momimage_4020509entos vividos en aquella casa y con aquella familia.
Ryder conoce a Sebastian en la universidad. Pronto se hacen amigos y Charles insiste en conocer a la familia del joven contra el deseo de éste. El encuentro llega y Charles queda impactado. Et in Arcadia ego… se titula la primera parte del libro. Pero el río sale de cauce y llega el Adiós a Brideshead. Todos los personajes huyen de una Arcadia que se les hace insoportable.
A partir de este momento Waugh, casi involuntariamente, singulariza. La historia que cuenta ahora es la historia de cada personaje. Sebastian, Julia, Charles… La clave del resto del relato es una frase que lady Marchmain lee una velada, salida de labios del padre Brown, el personaje creado por Chesterton: “lo cogí con un anzuelo y un hilo lo suficientemente largos como para dejarle correr hasta el fin del mundo y traerlo de vuelta con un solo tirón”. Cada uno de los personajes sigue su vida, huyendo libremente hasta el fin del mundo, eludiendo los dictados de sus conciencias y descendiendo hasta los confines de la desesperación. Y entonces…Tirando del hilo… los caminos se rehacen hasta el Retorno a Brideshead.
Cuando la historia llega a su fin, es posible que el lector se indigne. El final podrá parecerle triste o, incluso, injusto. Si eso ocurre, no habrá comprendido a Evelyn Waugh. El secreto de esta novela brillantísima es que los que se presentan como protagonistas no son los protagonistas realmente, ni el relato que se sigue es el auténtico relato. Evelyn Waugh lo hace ver en el último momento, cuando Charles, soldado, entra por última vez en la capilla de Brideshead. Allí, Imponente, en la tranquila oscuridad callada, iluminado sólo por la tenue luz de una lámpara votiva, está el Señor de la Historia. El tiempo pasa, las personas pasan… pero Él sigue ahí, siempre ahí, generación tras generación, esperando y buscando a cada hombre, como lo había buscado a él.
No comprenderá el lector el relato de Waugh si no se da cuenta de quién es el Protagonista. Brideshead Revisited es la historia de Sebastian y Dios, de Dios y Julia, de Dios y Charles… Del designio amoroso de la Providencia para cada uno. No es una historia, son mil historias, y en todas ellas hay un Personaje común.

La estructura es fantástica, el mejor envase posible para presentar el relato (Et in Arcadia ego… Adiós a Brideshead… Tirando del hilo… Retorno a Brideshead) y la narración es extraordinaria. La historia es lenta y dramática, pero con giros muy marcados, de manera que el lector no puede estar tranquilo hasta el final, momento en que se encuentra con un desenlace insospechado. Hay varios pasajes líricos inolvidables entre los que destacan el apasionado discurso de Julia sobre el pecado mortal y las últimas reflexiones de Charles  en la capilla de Brideshead. Evelyn Waugh despliega en ellos todo el potencial de su capacidad expresiva.
Brideshead Reisited es en cierto modo una historia autobiográfica. En ella habla Waugh de Inglaterra, de su encanto, de Oxford, de la vieja aristocracia inglesa a punto de derrumbarse, de sus amores, de sus penas y, sobre todo, de su conversión. Es un relato fuerte y apasionado, porque se narra en primera persona, porque cuenta la crudeza de la vida vista con la esperanza de un hombre sufrido, que siente que acaba de renacer y ve el mundo con ojos nuevos.

Santiago Vigo

Anuncios