Cine: The Happening (El Incidente)

Central Park. Doce de la mañana. Inesperadamente empiezan a morir personas. ¿El motivo? Ellas mismas. Se suicidan. De manera escalofriante, en pocos minutos, se cuentan por cientos el número de muertos. ¿Qué es lo que provoca esta reacción en la gente?

“Siempre me apasionan las cosas extrañas, como lo de la desaparición de las abejas, que leí en un artículo. A nivel cinematográfico me atraen las películas de Hitchcock, siempre atraído por el misterio”, afirma el propio Shymalan.

Con un principio galopante Michael N. Shyamalan (El protegido, La joven del agua, El bosque) nos presenta una situación terriblemente extrema, despiadada en algunos momentos, que a mi modo de ver, es un gran batacazo para la engreída cultura cientificista, ansiosa por explicar desde un punto de vista puramente empírico el origen y causas de la realidad.

Elliot Moore (Mark Wahlberg) es profesor de ciencias en un instituto de Filadelfia que intenta inculcar a sus alumnos una buena mentalidad científica para observar la realidad. Al mismo tiempo, atraviesa una crisis matrimonial con su mujer Alma (Zooey Deschanel). En este escenario irrumpe una especie de gas tóxico (emitido por los árboles, que se propaga por el aire) que es mortal. De algún modo esas sustancias modifican un componente genético de las personas haciendo que se quiten la vida. Alma, Elliot y la hija de un profesor del mismo instituto( que por las terribles circunstancias se ha quedado huérfana), emprenderán una trepidante carrera intentando huir de lo que provoca los numerosos suicidios.

Una vez más Shyamalan demuestra su destreza para crear escenas de tensión, miedo, suspense, asfixia y agobio. Combinadas con una buena banda sonora y una buena calidad técnica. Y una vez más nos deja clavados en el sofá. No sabemos si tiene algún sentido el argumento.

Pienso que pueden aclarar bastante unas palabras del propio director: “Creo que lo realmente aterrador de El Incidente es que la gente empieza a comportarse de manera diametralmente opuesta a como se supone que lo haría. Los comportamientos inexplicables son siempre muy perturbadores y hay un comportamiento contra natura en esta historia”.

Creo que una de las claves para intentar entender el fin de esta película son estas otras declaraciones de Shyamalan, “después de todo, la única cosa que hace a una especie seguir adelante es el instinto de estar lo más lejos posible de las cosas dañinas, para protegernos a nosotros mismos y a los demás. Pero ¿qué sucede si ese instinto desaparece? Las cosas se ponen realmente feas muy, muy rápidamente”.

“Espero que la nueva familia que crean Elliot y Alma sirva como una metáfora para la humanidad, para nuestra capacidad de ser positivos, de tener esperanza y seguir adelante y, al mismo tiempo, espero que la película te deje la sensación de que quizás no tengamos esa oportunidad si no empezamos ya a cambiar algunas cosas”, concluye Shyamalan.

Por último, para aclararnos, dice el director “La película no tiene un mensaje. Sólo quería hacer un filme de serie B, el mejor que nunca se hubiera hecho, pero contraté al mejor equipo”.

Con todo, creo que es una película que se deja ver, un poco dura en algunos momentos pero que merece la pena. Diferente a lo que nos tiene acostumbrado Shyamalan, y algo más débil en calidad, pero tensa y atrayente.

Eduardo Planes

Anuncios